RUTA DE LA TAPA

"Es bueno el avisillo para beber". (Francisco de Quevedo).

El ayuntamiento de Mijas ha puesto en marcha la iniciativa “Vive Mijas noche”, con el fin de potenciar todos los encantos que Mijas Pueblo le puede ofrecer al visitante. Entre las diferentes propuestas, destaca una de índole gastronómico, se trata de la “Ruta de la tapa”, un recorrido por el recetario de nuestro municipio, una idea para la que el Ayuntamiento ha contado con la participación de bares y restaurantes mijeños. Desde “Saber para comer” queremos aportar nuestra modesta colaboracion con nuestro particular recorrido por la “Ruta de la Tapa”.

La tapa es una antigua tradición que identifica gastronómicamente a todo el territorio español y que ha traspasado sus fronteras. El origen etimologico del termino parece ser que mantiene relación con la antigua costumbre de “tapar” los vasos y copas de vino en las ventas y tabernas para impedir que entrase polvo o incluso algun insecto. A traves de la historia igualmente ha sido conocida con el nombre de ”llamativo”, asi la cita Cervantes en El Quijote. Del mismo modo Francisco de Quevedo en su novela sobre la “Vida del Buscón”, hace referencia en el primer capítulo sobre un alimento semejante al que denomina “aviso” o también “avisillo” por ser comidos normalmente antes de una comida principal.


Las leyendas que circulan entorno al origen de la tapa son diversas, narraremos dos de las mas conocidas. Afirman algunos autores que la tapa surgió como consecuencia de una enfermedad del monarca español Alfonso X el Sabio, que se vio forzado a tomar pequeños bocados entre horas, con pequeños tragos de vino. Una vez recuperado, el Rey Sabio ordenó que en los mesones de Castilla no se sirviera vino si no era acompañado de algo de comida, real mandato que podemos considerar oportuno y sabio para impedir que los efluvios alcohólicos causaran contratiempos orgánicos en aquellos que bebían, quienes normalmente, no tenían bastante dinero para costearse una comida lo suficientemente abundante. Por otro lado hay quien apunta que el origen de la tapa resultó a raíz de una visita que el rey Alfonso XIII realizó a la provincia de Cadíz, al pasar por la Venta del Chato, venta que aún hoy existe, se detuvo para descansar un rato. El Rey solicitó una copa de Jerez, pero en ese momento una corriente de aire irrumpió en la Venta y para que el vino no se llenara de arena de la playa el ventero tuvo la acertada idea de poner una lonchita de jamón sobre el catavinos real. El Rey interpeló por qué ponían esa loncha de jamón sobre la copa, y el camarero justificándose le dijo que colocó así la "tapa" para impedir que el vino se malease con la arena. Al Rey le convenció la explicación, se comió la tapa, se bebió el vino, y pidió que le dispensaran otro, pero con "otra tapa igual". Al ver esto, todos los cortesanos que le acompañaban pidieron lo mismo.


Dejando de lado regias leyendas, optamos por suponer que la tapa nació, en realidad, de la necesidad de agricultores y trabajadores de otros gremios de comer un pequeño aperitivo durante su tiempo de trabajo, que les permitiera aguantar la tarea hasta la hora de la comida principal. Esta, era abundante sobre todo en grasas, dejando al organismo bastante ocupado en asimilarla, como para continuar la agotadora tarea en el campo o en el taller y forzaba al descanso, a la siesta que agilizase la digestión, por lo que el trabajo quedaba interrumpido unas horas. Cuanta más faena se realizase en las horas matutinas, antes de la comida, menos habría que hacer después de la digestión. El aperitivo exigía vino, porque el alcohol aumentaba el ánimo y las fuerzas, y en invierno calentaba el cuerpo para desafiar los crudos inviernos del campo o del taller medieval. En verano, la bebida del aperitivo del Sur era el gazpacho, originario de la época romana, en lugar del vino, ya que éste provocaba calores inadecuados a un organismo más necesitado de fresco que de calor.


Tapa

La tapa es signo de tipicidad español pero está cautivando al mundo. Esta cocina en miniatura siempre ha sido una cocina de subsistencia, y más en tiempos de crisis. La única variante de la tapa que no tuvo ese matiz de economía de crisis fue el canapé. Los canapés, tienen su origen en las celebraciones burguesas que tenían lugar en los casinos, en los ambientes industriales. La tapa, en cambio, nace y se desarrolla entre los sectores más humildes y menos pudientes de la sociedad.

La tapa es española y universal, la paella y la tapa son de las palabras españolas más conocidas fuera de nuestras fronteras. La tapa es una forma de vida. Tapear es compañía, ambiente y goce. Es una idea, es un concepto, no una norma. Es un sentimiento, no un elemento. Tapas hay muchas y diferentes, pero siempre se sabe qué es una tapa. La tapa se desarrolla, admite técnicas actuales, pero respeta y mantiene la tradición. Viaja hacia el futuro e inmortaliza el pasado. Respeta los sabores y no engaña al gusto. La tapa es producto y método, no se parece a nada en ningún otro lugar del planeta. Es el producto y la técnica que marca nuestra diferencia. La tapa es gastronomía, existe por sí misma y sin que otra modalidad la empequeñezca. La tapa es infinita, todo está por descubrirse en tapas, y puesto que es así, así lo hacemos en nuestro caminar por la “Ruta de la tapa”.


Pequeño montaje sobre tapas españolas con esta magnifica canción del grupo El Combolinga titulada "De Tapas".

No hay comentarios: